COMO FOTOGRAFIAR

Sobre la fotografía: Elizabeth “Lee” Miller, Lady Penrose, 1907-1977

“Me parece que las mujeres tienen más posibilidades de éxito en la fotografía que los hombres … Las mujeres son más rápidas y adaptables que los hombres. Y creo que tienen una intuición que les ayuda a comprender las personalidades más rápidamente que los hombres “. -Elizabeth “Lee” Miller, Lady Penrose

Elizabeth Miller, conocida como Lee, nació en Poughkeepsie, Nueva York y un día de la década de 1920 cruzaba una calle en la ciudad de Nueva York. Estaba a punto de meterse en el tráfico cuando la editora de la revista Condé Montrose Nast la detuvo. Su belleza lo cautivó y la contrató como modelo. Aterrizó en la portada de Vogue, posó para Edward Steichen, Arnold Genthe y Nikolas Muray estableciendo su carrera como modelo.

Steichen dijo: “Lee era el modelo ideal para mediados de los veinte modo. Era alta, se portaba bien, y su perfil fuerte y su cabello rubio fino se adaptaban exactamente a su estilo claro y elegante “. La animó a que se tomara en serio la fotografía y escribió una carta de presentación a Hombre rayo.

Lee Miller – aprendiz y modelo

Peinado “Miss Lee Miller” de Dimitry, Vogue 1933

Lee Miller se convirtió en el aprendiz del famoso fotógrafo surrealista Man Ray a los 22 años en 1929. Ella también fue su modelo cuando creó sus innovadores retratos y estudios de desnudos en París. Su colaboración fue también de creatividad y romance.

Mientras trabajaba con Man Ray, que estaba desarrollando una película en el cuarto oscuro, accidentalmente encendió las luces. Esto los llevó a descubrir la solarización. Man Ray utilizó la solarización como técnica surrealista.

Miller también trabajó para French Vogue como fotógrafo y como modelo. Ayudó al conocido fotógrafo George Hoyningen-Huene junto con su protegido Horst P. Horst. Dijo que ella y Horst “trabajaban como esclavos de cocina” siendo modelos y haciendo otros trabajos en la revista. Si bien aprendió mucho de Hoyningen-Huene, su estilo evolucionó a partir de su trabajo con Man Ray.

1930 hasta 1939

Los años 30 vieron a Miller mudarse a la ciudad de Nueva York, casarse, mudarse a Egipto con su esposo, donde fotografió la arquitectura y las ruinas. No le gustaba Egipto, por lo que en 1937 regresó a París sin su marido. Renovó su amistad con Man Ray, quien le presentó al artista y coleccionista de arte británico Roland Penrose. Este fue el comienzo del fin de su primer matrimonio.

En 1939, se mudó con Penrose a Londres, donde consiguió trabajo como fotógrafa de moda para Vogue.

Moda para fotoperiodista

La Segunda Guerra Mundial la llevó de fotografiar moda a convertirse en fotoperiodista. Fotografió el Blitz y se dio cuenta de que estaba creando imágenes importantes que se publicaron en British Vogue y en el libro “Grim Glory: Pictures of Britain Under Fire” en 1941. De esta época, escribió: “Parece bastante tonto continuar trabajando para un periódico frívolo como Vogue, aunque [sic] puede ser bueno para la moral del país, es un infierno para la mía “.

Se convirtió en una fotoperiodista acreditada en 1943. Se unió a la 83ª División de Infantería del Ejército de los Estados Unidos en 1944. Mientras que con la 83ª, fotografió el asedio de Saint-Malo, la liberación de París y los campos de concentración de Dachau y Buchenwald. Ella se comprometió a mostrar las atrocidades que se llevaron a cabo en los campamentos. Un ex prisionero en Dachau, Ari Von Soest, recordó: “Ella fue la única de los libertadores que se quedó con nosotros; fue al hospital de la prisión donde los prisioneros fueron rociados con DDT; se unió a nuestras celebraciones “.

Bañera de Hitler

Un artículo de Vanity Fair de septiembre de 2015 describió la estadía de Lee Miller en la bañera de Hitler y la fotografía resultante del fotógrafo de LIFE David Scherman, quien fue su compañero durante la guerra de esta manera, después de caminar penosamente por los campos de concentración liberados en Buchenwald y Dachau, fotografiando montones de huesos humanos. , Oficiales de las SS con uniformes de prisioneros que intentaron escapar y fallaron, y prisioneros con ojos vidriosos, apenas vivos, de pie en grupos, esperando a ver qué sucede a continuación: Lee Miller se quitó las botas embarradas y se aseguró de limpiar su horrible barro en la , alfombra de baño mullida, y posó en la bañera de Hitler “.

Miller recuerda: “Tomé algunas fotografías del lugar [Hitler’s residence] y también dormí bien en la cama de Hitler. Incluso lavé la suciedad de Dachau en su bañera “.

“No hay duda de que los civiles alemanes sabían lo que sucedía. El ferrocarril al campo de Dachau pasa por la villa, con trenes de deportados muertos o semimuertos. Por lo general, no tomo fotografías de los horrores. Pero no creas que todos los pueblos y áreas no son ricos en ellos. Espero que Vogue sienta que puede publicar estas imágenes “. -Lee Miller (Cable del frente alemán, mayo de 1945)

Después de la guerra

Todo lo que Lee Miller presenció, fotografió y experimentó durante la Segunda Guerra Mundial le pasó factura. Sufría de lo que ahora conocemos como trastorno de estrés postraumático, TEPT. Bebió mucho, se hundió en la depresión, factores que la acosarían por el resto de su vida. Se mudó al Reino Unido y se casó con Roland Penrose en 1947, convirtiéndose en ‘Lady Penrose’. Ella dio a luz a su hijo Anthony el mismo año.

Miller y Penrose entretuvieron a celebridades del mundo del arte en su casa, Farleys House en Sussex. “Working Guests” fue su última historia publicada en British Vogue en 1953. Presentaba a algunos de los artistas y coleccionistas que visitaban la granja. Entre los “trabajadores” estaban el director del Museo de Arte Moderno, Alfred Barr alimentando cerdos y Max Ernst, quien plantó petunias.

Legado

Lee Miller nunca respondió a las solicitudes para publicar su trabajo. Hacia el final de su vida, reavivó la relación con su hijo, Anthony, cuando él se mudó con su esposa e hijo para vivir en la granja con ella y Penrose. Murió de cáncer en los brazos de su esposo en 1977.

Anthony Penrose encontró miles de sus negativos e impresiones en el ático de su casa. Él estableció el Archivos de Lee Miller en 1980.

[Being a great photojournalist is] es cuestión de arriesgarse y cortárselo detrás de ti.

Fuentes: New York Times 27/10/2015, VFeria de anidad 30/09/2015, La biografía de Lee Miller en The Art Story

Más historias de fotógrafos influyentes se encuentran en On Photography.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar