OPINION

4 razones por las que debería considerar sacar una oficina de su hogar

 

Cuando estamos en el inicio de nuestra carrera de fotógrafos, intentamos gastar lo menos posible en todo lo que no parece necesario. Por “necesario”, por supuesto, nos referimos a nuestro equipo de fotografía, cuerpo de cámara, lentes, bolso, trípode, computadora portátil. No pensamos necesariamente que alquilar una oficina sea parte de esos gastos básicos. Bueno, después de leer esta publicación, ¡podrías pensarlo dos veces!

El dilema

Estaba más que un poco asustado de firmar mi primer contrato de arrendamiento hace unos meses. Apenas había terminado la escuela y no tenía ingresos regulares. Aún así, consideré tener una oficina fuera de casa por un par de razones. Sabía que pospondría las cosas en hacer mi trabajo MUCHO TIEMPO si me quedaba en mi condominio. También sabía que probablemente perdería la cordura si me quedaba, día tras día, dentro de las mismas cuatro paredes. Una amiga mía (una diseñadora gráfica) me dijo que había encontrado una oficina realmente genial en el centro y que estaría feliz de compartirla conmigo. El lugar era realmente asequible y me encantó tan pronto como entré por la puerta. La elección fue mía: quedarme en casa y ahorrar el poco dinero que tenía o alquilar una oficina con mi amigo y dar el siguiente paso: “el estilo de vida del autónomo”.

Dando un salto de fe

Este último se convirtió en mi elección final y firmé el contrato de arrendamiento con mi amigo. Estaba emocionado y asustado al mismo tiempo. Elegí una oficina en lugar de un estudio porque el 95% de mis sesiones son en los gimnasios y el 75% de mi tiempo lo paso detrás de una computadora. El objetivo era tener un lugar en el que pudiera pasar muchas horas a la semana. Avance rápido hasta el día de hoy, puedo decir que ha sido una de las mejores inversiones y un gran cambio de juego en mi carrera. Este es el por qué:

Seguro que hay un estudio sobre luz y creatividad. Dudo seriamente que sea eficaz en un sótano oscuro: me encantan nuestras grandes ventanas. Miran directamente al sur. Me mantienen despierto y con energía todo el día. (Por cierto, este es el escritorio de mi compañero. Siempre está más limpio que el mío).

1- Separe su vida personal de su vida profesional

Esta es la razón principal y principal. ¿Alguna vez te has encontrado haciendo postproducción entre dos lotes de lavandería? ¿Alguna vez ha intentado escribir los correos electrónicos de los clientes mientras trataba de vigilar a los niños? ¿Siente que su cónyuge cree que en realidad está disponible todo el día porque trabaja desde casa? No me refiero a empezar peleas, pero … ¡sé que sabes a qué me refiero! Cuando comencé a trabajar en mi oficina, solía volver a trabajar en casa porque estaba acostumbrado a hacerlo. Luego, a medida que pasaban las semanas, entré en mi nueva rutina.

El interruptor “ON / OFF”

Naturalmente, se produjo un cambio. Como si se hubiera creado un interruptor en mi cerebro. Cuando me preparo para salir de casa, se enciende el interruptor “TRABAJO”. Preparo mis comidas, hago la maleta, me pongo un poco de rímel e incluso me visto con algo más que mi bata de baño rosa. Mi mente se está preparando para aprovechar al máximo mi día simplemente porque me voy a otro lado. Quiero decir … sería un poco extraño pagar un par de cientos de dólares por una oficina, llegar allí y jugar a World of Warcraft todo el día, ¿no? En realidad, nada me impide hacer eso … Pero sería un poco estúpido hacerlo. Luego, cuando llego a casa por la noche, mi interruptor se restablece a “RELAX”. Tengo esta sensación de satisfacción. Puedo permitirme disfrutar de algo más sin sentirme culpable porque sé que hice todas las tareas que quería lograr ese día.

Mi amigo trajo esta gran cafetera. Nunca bebí café en mi vida (estoy cumpliendo 33 años). Aprendí dos cosas desde que me mudé a la oficina. 1: No sabía lo que era un buen café. 2: Es genial tomar café como parte de tu rutina diaria. Entro y me preparo un pequeño expreso. No bebo café en ninguna otra ocasión. Es como mi pequeña recompensa por estar en el trabajo. ¡Sé que suena tonto y realmente funciona para mí! 😉

2- Luce y siéntete más profesional

Tener mi oficina ha sido un trampolín para mí profesional y psicológicamente. Mis habilidades y mi situación no han cambiado. El simple hecho de tener un espacio físico para mi negocio donde el único propósito es ser Un fotógrafo me hizo sentir aún más como uno. No tuve la opción de hacer otra cosa que dedicar tiempo a mi carrera porque estaba invirtiendo mi dinero en ella. Me hizo más serio acerca de las tareas a realizar. Además, ahora tenía un lugar para encontrarme con clientes, colaboradores y amigos que parecía más interesante que mi cocina.

3- Romper el aislamiento

Cuando comencé a buscar un lugar, primero busqué espacios de coworking. Mi objetivo no era solo salir de casa, también era sentirme menos aislado. Sé que sabes de lo que estoy hablando. Como autónomo, confiamos mucho en nosotros mismos. No podía imaginarme despertando por la mañana, desayunando, yendo a mi computadora (que en realidad está en el lugar donde sí desayuno), trabajar, almorzar, luego cenar y hacerlo todo de nuevo. Ese era un plan para el desastre. Desde que tengo la oficina, pienso en mi pareja. Compartimos pensamientos, damos opiniones y fijamos metas. Pedimos a los colaboradores que vengan a tomar un buen café. Estoy inspirado. También puedo estar tan aislado como desee, pero eso es por elección: no por defecto.

Este es nuestro punto “verde”. Aquí en la ciudad de Quebec, tenemos la oportunidad de tener césped y árboles verdes seis meses al año (y estoy siendo generoso). Así que decidimos tomar el control y conseguirnos un poco de verano durante todo el año.

4- Sea más eficiente

Seré honesto, no soy el tipo de persona de limpieza muy entusiasta (pregúntale a mi prometido… espera, no, no lo hagas). Para mí, trabajar en casa es como el lugar perfecto para distraerme todo el tiempo. Las cosas, dondequiera que mire, siempre me hacen pensar en cualquier cosa menos en el trabajo. Por otro lado, me siento (un poco) mal por dejar todo en desorden cuando salgo a la oficina por la mañana. La oficina está limpia (Mi casa también. ¡Hay una diferencia entre sucio y desordenado!) Me ayuda a concentrarme. No veo las facturas apiladas en el mostrador ni pienso en los platos en el fregadero que debí haber fregado anoche. Todo lo que pienso es en trabajar, detrás de mi escritorio, detrás de mi monitor de 27 pulgadas. Y eso es perfecto para mí.

Este es Alfred. Realmente no me ayuda a tomar fotografías o escribir o editar, pero es mi planta favorita en la oficina. Lo conseguí cuando estaba terminando la escuela. Siento que crece al mismo ritmo que lo hace mi negocio. Y lo mejor de todo es que no necesita mucho cuidado. (Porque seamos realistas, si lo hiciera, es posible que ya esté muerto).

En el otro lado

He compartido esta experiencia personal desde mi propio punto de vista, pero soy consciente de que algunos de ustedes disfrutan trabajar desde casa. Si se encuentra en esta categoría o aún no está seguro de si debe hacer el cambio o no, le recomiendo este excelente artículo de mi colega de Photofocus, Nicole S. Young. Su cerebro funciona probablemente en el otro extremo del espectro que el mío. Debo decir que estoy un poco celoso de darme cuenta de que puede ser eficaz trabajando en pijama. ¡Creo que esa es la belleza de nuestro maravilloso trabajo! 😉

Pour la version en français de cet artículo, cliquez ici.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar